Tres experimentos sobre tensión superficial

En el primer experimento el comandante de la Estación Espacial Internacional muestra lo que ocurre cuando se escurre una toalla en un entorno de microgravedad. ¿Y qué ocurre? Pues esto:

En este otro, se deja caer el agua de una manguera al lado de un altavoz que emite un sonido con una frecuencia determinada. El sonido es una onda que se transmite con la compresión y expansión del medio donde se propaga, en este caso, el aire. Este aire va a ‘empujar’ al agua que tomará la forma de la onda.

Y en este último vídeo se explica cómo hacer un barquito movido por la fuerza debida a la diferente tensión superficial de dos líquidos, en este caso, de agua y jabón. Es fácil de hacer y muy ilustrativo:

Anuncios

El área del círculo

Ahora que sabemos calcular la longitud de la circunferencia, vamos a tratar de determinar el área de un círculo. Lo que vamos a hacer es dividirlo en sectores (por ejemplo de 30º cada uno) y reodenarlos para formar un rectángulo, que lógicamente tendrá el mismo área que el círculo. La superficie de un rectángulo se calcula simplemente multiplicando la longitud de sus lados así que sólo tendríamos que averiguar cuánto miden estos lados. Lo voy a mostrar en un vídeo casero que he hecho:

O sea, que el área de un círculo (que vamos a llamar A) se calcula multiplicando π por el cuadrado del radio (R): A=πR2

Niño que se da cuenta de todo: pero el lado largo del rectángulo no es exactamente recto.

Maestra: pues verdad, no es exactamente recto. Sin embargo, fíjate que si tomamos sectores (o triangulitos) más pequeños el borde sería un poco más recto. Con la cartulina no los podemos hacer infinitamente pequeños, pero sí nos podemos imaginar que llega un momento en que el borde  termina por ser realmente recto.

Ejercicio: explicar cómo construir el rectángulo a partir del círculo y pedir a los niños que traten de deducir su superficie.

Los que se acuerden de cómo calcular el área de un triángulo (base por altura partido por dos) encontrarán interesante este otro vídeo (más profesional):

Cohete

Este es un pcohete paso 2equeño cohete que hice con cartulina, un globo y cañitas, una actividad de las que se puede catalogar como “vieja como el mundo” y que me parece didáctica para niños pequeños. Surgió com trabajo para hacer con los de primero en la “semana cultural”, donde había que preparar un taller de un par de horas. Al final me tocó estar con niños mayores e hicimos un zoótropo, que quizás algún día ponga aquí. Aquí y aq he colgado el cohete que yo hice para que pueda ser usado como plantilla. Yo he puesto una cañita fina  por donde he pasado hilo de nailon y una más gruesa (con la fina la fuerza es insuficiente par impulsar el cohete) donde va el globo enganchado con un elástico.  Todo va pegado con cinta adhesiva y pegamento de barra normal y corriente.

Se trata de mostrar el principio de funcionamiento de un cohete, que se basa en la tercera ley de Newton: a cada acción corresponde siempre una reacción igual y contraria. En un globo inflado y cerrado la presión del aire actúa en todas las direcciones pero el globo no se mueve porque las fuerzas de las paredes se anulan con las fuerzas del aire. Si dejamos escapar el aire del globo, tendremos un chorro de moléculas de gas que sale a gran velocidad, provocando la correspondiente reacción que impulsa el cohete en sentido opuesto, o sea, hacia delante. En los cohetes de verdad ocurre lo mismo pero no hay globos sino cámaras de combustión donde además de combustible hay oxígeno.

Finalmente incluyo un vídeo, grabado con más pena que gloria, donde se ve el ingenio en funcionamiento: 3,2,1…

A %d blogueros les gusta esto: